La extraña relación entre las encías y la disfunción eréctil

Con frecuencia uno suele encontrarse con investigaciones de lo más peculiares. Normalmente esos estudios científicos peculiares corren a cargo de universidades o investigadores de renombre. Que los hombres deben salir de fiesta al menos dos días a la semana para fortalecer su salud, según la Universidad de Oxford, o que ver tres horas diarias la televisión reduce en un 44% la cantidad de esperma, según la de Harvard, son solo algunos ejemplos. Obviamente, es difícil evitar preguntarse porque estos centros del saber gastan dinero en investigaciones cuanto menos… curiosas.

Pero no hay de qué preocuparse, porque en España también tenemos nuestra particular dosis de hallazgos insólitos. La Universidad de Granada ha dado a conocer un estudio que relaciona la periodontitis con la disfunción eréctil. Según los datos que aportan, este problema sexual es casi tres veces más frecuente en hombres que presentan inflamación de las encías de forma crónica. ¿Hay un motivo mejor para cepillarse los dientes a diario?

Los resultados de la Universidad de Granada se suman a los que la Universidad Médica de Cantón (China) ya publicó en 2016. La periodontitis, también conocida como ‘piorrea’, presenta también sangrado bucal. Implica la destrucción de la masa ósea en esa zona y, por lo tanto, el riesgo de perder piezas dentales. Por si fuera poco, también se asocia a algunos tipos de cáncer y a enfermedades cardiovasculares.

La piorrea es indolora aunque tiene síntomas como el mal sabor de boca. | Fuente: Giphy.

Aunque, por el momento, no se ha encontrado una evidencia que relacione directamente estas dos condiciones, si existe una explicación. Cuando existe un estímulo sexual, el cerebro ordena a la sangre que fluya hacia el pene y las venas se cierran posteriormente para evitar que se escape de la zona. Las enfermedades de la boca pueden influir en este hecho ya que reducen la elasticidad de la capa endotelial de los vasos sanguíneos haciendo que sea más difícil retener la sangre en ese punto tan deseado.

«La disfunción eréctil y la periodontitis crónica en humanos son causadas por factores de riesgo similares, como el envejecimiento, el tabaquismo, la diabetes mellitus y la enfermedad arterial coronaria», explicó el doctor Fatih Oguz en un estudio similar. Aunque algunos médicos cuestionan la relación entre el pene y la zona bucal, hacerse un chequeo en el dentista nunca está de más. El doctor Zhigang Zhao, director del estudio chino, aseguró que «el tratamiento de la periodontitis crónica puede controlar o eliminar la inflamación y, por ende, reducir el riesgo de disfunción eréctil».

Apenas existen cinco investigaciones que relacionen la piorrea con la falta de riego en tan apreciado amigo y los expertos coinciden en que es necesario ahondar más en los estudios. En cuanto a la disfunción eréctil, se calcula que entre el 5 y el 20% de los hombres presenta esta condición de forma parcial o total. La imposibilidad de mantener una erección el tiempo suficiente como para tener relaciones sexuales es algo que afecta tanto física como psicológicamente, por lo que siempre es recomendable acudir a un médico si hay señales de su existencia.

Entre el 5 y el 20% de los hombres sufre disfunción eréctil. | Fuente: Giphy


¿Y el tratamiento?

La periodontitis es una enfermedad relativamente común, se diferencia de la gingivitis en que esta última solo afecta a las encías y la primera también lo hace al hueso mandibular. Está causada por un agente bacteriano y no suele llamar la atención de su huésped ya que es indolora. Algunas señales son la sensación de tener unos dientes más largos al retraerse la encía, mal sabor de boca y movilidad y desplazamiento de los dientes.

Como cada persona es un mundo, suele realizarse una radiografía para evaluar el daño que la piorrea haya podido causar. Bajo anestesia se procede al raspado para eliminar la placa bacteriana. Si se consigue eliminar la enfermedad por completo, el paciente solo deberá mantener su boca en buenas condiciones. Cepillarse tras cada comida, utilizar un colutorio adecuado y limpiar con hilo dental son el padrenuestro de quién quiere evitar esta enfermedad y, quizá, a su indeseable compañera.