El triángulo amoroso, un reclamo socorrido

El triángulo amoroso es uno de los grandes quebraderos de cabeza que nos han hecho suspirar por nuestras parejas favoritas de la pantalla. No hay nada como un amor tortuoso para mantener al público expectante en el caso del cine, o enganchado en el caso de las series.

Nuestra concepción monógama del amor y de las relaciones es lo que hace del triángulo amoroso un recurso tan interesante y socorrido. A continuación, algunas de estas relaciones en pantalla.

Marcus, Saya y María en Deadly class

En Deadly class (SyFy, 2019), los escarceos amorosos típicos de las series de adolescentes se producen entre asesinatos, ya que el instituto al que acuden los protagonistas (Dominio del Rey), es un centro especializado en formar asesinos.

La trama comienza cuando Marcus Arguello es reclutado para formar parte de este peligroso alumnado. En el momento de su llegada, se convierte en el objetivo de la indómita María y la misteriosa Saya.

Podríamos decir que este es un triángulo equilátero, puesto que las relaciones están compensadas: María y Saya, mejores amigas, ponen en cuarentena su amistad al enamorarse de la misma persona; Marcus, por su parte, debe aclararse y decidir si lo que le gusta es la explosividad de María, o los enigmas que entraña Saya.

Triángulo Adolescentes
De izquierda a derecha: María Salazar (María Gabriela de Faria), Marcus López Arguello (Benjamin Wadsworth) y Saya Kuroki (Lana Condor) | Fuente: Syfy Wire

Este triángulo en principio irresoluble, es uno de esos que tanto gustan al espectador: ¿qué pareja saldrá finalmente adelante, y a quién dejará fuera?

Billy, Petra y Lex en Deadly class

Continuando con la serie de adolescentes asesinos, voy a hablar del triángulo formado por los punkies del instituto – aclaro que la ficción se ambienta en 1987 -, Billy (Liam James), Petra (Taylor Hickson) y Lex (Jack Gillett).

Billy y Lex hacen lo indecible por llamar la atención de Petra, una joven gótica que ha decidido que los sentimientos no merecen la pena. Ahí donde Billy intenta ser tierno y protector, Lex juega al viejo «tirar de las coletas» para llamar que Petra le haga caso.

Aburrida de la pelea de gallos y durante un castigo, Petra decide que sólo se vive una vez y que ella no piensa quedarse con las ganas, así que les plantea lo siguiente: o se acuesta con los dos a la vez, o no se acuesta con ninguno.

Triángulo Trío Adolescentes
De izquierda a derecha: Billy, Petra y Lex | Fuente: SyFy

Así pues, este triángulo tiene una propuesta distinta, otro clásico que el arte ha representado de diversas maneras: el ménage à trois o trío.

Jack, Christian y Victoria en Memorias de Idhún

La verdad es que no podía dejar fuera la primera historia de amor a la que me enganché – en este caso, a través de la saga literaria de Laura Gallego Memorias de Idhún – y que supuso la primera relación entre tres personas de la que supe, aunque fuese ficticia.

Estos tres personajes conviven en una relación poliamorosa después de que Victoria se dé cuenta de que está tan enamorada de su mejor amigo Jack como de su aparente enemigo, Christian.

Durante el transcurrir de los libros se exponían algunas de las dudas más planteadas respecto a estas relaciones: si se puede querer de la misma forma y al mismo nivel a dos personas, los celos y las inseguridades.

Poliamor Idhún Cómic
Jack, Victoria y Christian en la adaptación a cómic de Memorias de Idhún | Fuente: Animo Apps

En Memorias de Idhún el vínculo que une a estos personajes es tan importante que, como se explica en el segundo volumen, Tríada, al eliminar uno de los tres vértices, se desbaratan los otros dos.

Bella, Edward y Jacob en Crepúsculo

Casi me parecía una falta de respeto escribir esta entrada y no hablar de uno de los triángulos amorosos que más fans ha cosechado a lo largo de las últimas décadas. La saga de Stephanie Meyer hizo del (ya de por sí) complicado amor entre un vampiro y una humana una relación premium al sumar la aparición de un hombre lobo.

Hay que decir que este triángulo amoroso, clásico donde los haya, fue uno de los que más expectativas generó a nivel de cultura popular: el team Edward y el team Jacob se disputaron el amor de Bella, siendo Edward correspondido, y Jacob no.

Relación Triángulo Crepúsculo
Jacob (Taylor Lautner), Bella (Kristen Stewart) Y Edward (Robert Pattinson) | Fuente: CineAddiction

¿Y por qué digo que este triángulo amoroso es un clásico? Porque encarnaba a la perfección uno de los mitos que el amor romántico lleva metiéndonos con calzador a las mujeres desde hace años: elegir entre el «chico bueno-romántico» y el «chico malo-macarra».

Eric Clapton, George Harrison y Pattie Boyd

Y, como suele decirse que «la realidad supera la ficción», vamos con el triángulo amoroso real formado por Clapton, Harrison y Boyd durante el pasado siglo.

La admiración de Eric Clapton por los Beatles se convirtió en una estrecha amistad con George Harrison, el guitarrista del grupo, quien estaba casado con la modelo Pattie Boyd. Las leyendas respecto a la relación Clapton-Harrison-Boyd son muchas. En principio, Clapton se enamoró de Boyd, a la que también se cuenta que rondaban John Lennon y Mick Jagger.

Aunque en un principio Pattie Boyd rechazó al guitarrista, terminó rompiendo su relación con George Harrison, del que también se decía que le había sido infiel – nada más y nada que con la mujer de su compañero Ringo Starr; en fin, ya se sabe, los años sesenta -. Esto propició el fin de la amistad Harrison-Clapton.

Triángulo amoroso Beatles Eric Clapton Pattie Boyd
A la izquierda Pattie Boyd con Eric Clapton; a la derecha, Pattie Boyd con George Harrison | Fuente: Youtube

Pero no todo van a ser malas noticias: gracias a este triángulo los guitarristas nos dejaron canciones como Bell bottom blues (Clapton) o Here comes the sun (The Beatles). Igual lo mejor es… que decida la música.