El punto P y el placer masculino radiofónico

En El Sexo Mandamiento no nos gusta el miedo, y menos aún en materia sexual. Uno de los más comunes es el temor de los hombres a explorar su sexualidad anal. Algunos creen que se van a «convertir en gais» o Dios sabe qué cuando, en realidad, solo tienen placer por delante. O por detrás, en este caso, gracias al conocido como punto P y otras vías de disfrute masculino.

El encargado de darnos información más técnica es el doctor Manuel Alonso, urólogo y viejo conocido de nuestro programa, que ya nos ilustró la temporada pasada sobre el maravilloso mundo de los penes. En esta ocasión, analiza la trastienda para saber más de la próstata y demás órganos y recovecos del ano. Junto a él, Jota nos enseña cómo se puede ser perfectamente heterosexual y gozar con «un dedo por el culo», como se dice habitualmente. Nuestra compañera Elena Beltrán y Juan Navarro aportan la información del equipo habitual de El Sexo Mandamiento.

Durante la velada aprendemos cuántos centímetros separan la entrada del ano de la próstata, que da nombre al punto P. Tanto con juguetes como de forma manual, os recomendamos aplicar sexo oral al pene y, poco a poco y bien lubricados, explorar esta parte del cuerpo de los hombres. Como prácticamente siempre, recordamos y luchamos contra el falocentrismo sexual, que incluso perjudica a quienes quieren aprender nuevas formas de placer. Por cierto, que al doctor no le convence lo del squirt masculino.

Vídeo de nuestro Instagram grabado en el programa.


Los acompañantes del punto P

El punto P no está solo. Aunque el doctor Alonso reniega de bautizar a cada concepto sexual e incide en que muchos se hacen para imitar la sexualidad femenina porque «culo veo, culo quiero», lo cierto es que los testículos, el perineo (o zulo, según quien lo denomine), el pene o el frenillo son zonas extremadamente sensibles y placenteras para los hombres.

Con una compañía musical riquísima acerca del mundo de los culos, los anos y esas cosas, seguimos aprendiendo y recomendando prácticas y posturas para ejecutarlo. Jota, Elena, Manuel y Juan coinciden en que hay que abrir la mente para abrir otras vías de disfrute.

Los juguetes eróticos nos ayudan a rematar este programa tan informativo. Desde amantis, siempre amigos de esta casa, nos han proporcionado un vibrador anal con anilla Black Line que explicamos en directo. Este plug anal es de silicona, suave y se puede ir introduciendo gradualmente en el ano -siempre mejor con lubricante- para estimular con el propio artículo sexual como con la vibración añadida toda la región y el famoso punto P. ¡Estad atentos a nuestras redes sociales para saber cómo disfrutar de él!