Cefalea sexual: el dolor de cabeza no siempre es excusa

Primero explicaremos lo que significa este término, también llamado cefalea sexual benigna. ¿Por qué benigna? Porque aparece da la misma manera que desaparece, poco a poco y de manera sigilosa. Este concepto no es un dolor de cabeza típico que todo el mundo tenemos en nuestra vida diaria, esta molestia tiene un aspecto especial, y es que decide aparecer cuando estamos manteniendo relaciones sexuales. ¿Qué jodido, eh?

Aunque se tenga el tópico de que las mujeres somos las que más excusas ponemos a la hora de mantener relaciones con nuestra pareja, y que esta maravillosa excusa sea la típica, resulta que son los hombres quienes más padecen la cefalea coital. Si, lo más probable es que haya alguna o alguno que tome esta excusa a ver si cuela, pero existe la posibilidad de que una persona lo padezca de verdad, y se vuelve un problema grave cuando evita mantener relaciones sexuales por miedo a tener este dolor. Puede perjudicar a su intimidad con su pareja, y a su sexualidad en general. Cuando llega esta fase es que el problema está realmente afectando a la persona, y no solo a corto plazo, sino a largo plazo.

¿De dónde viene este dolor?

Cuando pensamos en follar se nos viene a la mente solamente cosas positivas, buen humor, orgasmos, a pasarlo bien y todo bonito. Sí, es verdad, el sexo es maravilloso. Pero también puede llevar consigo un dolor de cabeza fuerte. Es muy fácil de identificar, viene como el dolor de cabeza tradicional, empieza con pequeños latidos en un punto y luego se va extendiendo. De normal te puedes tomar una pastilla y te quedas tranquilo, el problema en este caso es que te pilla en un momento especial y no es agradable.

Cefalea sexual
Una pastilla no siempre lo arregla todo.

Habitualmente la cefalea sexual viene acompañada por preocupaciones que podemos padecer día a día, como el estrés o la depresión, e incluso estar centrado en dar lo mejor de ti durante el coito. Los especialistas consideran que la cuestión psicológica influye en la aparición del dolor y su intensidad. No somos conscientes de que este problema está más presente en la gente de lo que creemos, y puede aparecer incluso en el sexo oral o la masturbación.

Tipos de cefalea coital

Antes hemos comentado que normalmente suele aparecer el dolor durante el sexo, pero también puede ser preorgásmica. En esta, el dolor va incrementando conforme se va a acercando el orgasmo. La otra parte, la orgásmica, es la más común y aparece en el momento del éxtasis o incluso un momento después. En gran mayoría, son los hombres de 50 años de edad quienes lo padecen. El dolor, que es lo que más nos preocupa, puede durar entre treinta minutos y una hora, pero lo más probable es que no lo vuelvas a sentir durante todo el día.

Cefalea coital tipo I

Este tipo de cefalea sería la que hemos nombrado antes de preorgásmica. Se intensifica durante el coito y se vuelve intenso en el momento del orgasmo. Es el segundo tipo más frecuente. Está conectado con el aumento de contracciones musculares que realizamos involuntariamente en la zona maxilofacial en respuesta al estímulo sexual que desencadenan el dolor.

La zona maxilofacial es lo que recoge la boca, dientes, la cara, la cabeza y el cuello.
Cefalea sexual
La zona maxilofacial es lo que recoge la boca, dientes, la cara, la cabeza y el cuello. | Fuente: encolombia.com

Cefalea coital tipo II

Es a la que nos referimos como la orgásmica. En la que el punto en el que aparece es en el momento del orgasmo. Como hemos aclarado antes, por lo general dura unos treinta minutos y es el tipo más frecuente. Esta clase se asocia con el aumento de la tensión arterial. Y sin duda, la que más molestia nos provoca ya que nos jode bastante uno de los momentos más placenteros que tenemos.

Cefalea coital tipo III

También llamada cefalea coital postural, es la que aparece en el momento de después del orgasmo. Es la menos frecuente y la que más dura, ya que puede permanecer varias semanas. Este tipo es el que se asocia a la pérdida de líquido cefalorraquídeo que normalmente sucede durante la relación sexual.

El líquido cefalorraquídeo es un líquido transparente e incoloro que se encuentra en el cerebro y la médula espinal. 
Cefalea sexual
El líquido cefalorraquídeo es un líquido transparente e incoloro que se encuentra en el cerebro y la médula espinal. | Fuente: Psicología y Mente

Ligado con lo de dar lo mejor de ti durante el coito, son más vulnerables de padecerlo quienes tengan una pareja nueva. Siempre se quiere dar lo mejor de sí y mostrar una imagen muy positiva en el primer encuentro, entonces es muy seguro que nos centremos en la otra persona y no en dejarse llevar. Esto es bastante negativo, y no solo por el aumento de posibilidades de que el dolor de cabeza te aparezca, sino en el sexo en general. Está bien centrarse en la otra persona y querer que disfrute, pero también hay que tener en cuenta tu propio goce.

Otros aspectos que pueden aumentar las posibilidad de la cefalea coital, es consumir algunos fármacos para la eyaculación precoz o para la disfunción eréctil. Esto se debe a que consumir este tipo de fármacos estimula las terminaciones nerviosas y facilitan la sensación de dolor.

¿Cómo lo puedo prevenir?

Después de sembrar miedo en las cabezas llega el turno de aportar soluciones contra la cefalea sexual. Muchas personas tienen miedo de acudir al médico por el simple hecho de que sea algo grave. Con más razón se debe acudir a los especialistas para que te lo traten y sobretodo, lo solucionen. Una vez se haya descartado lo peor, hay que investigar en otros aspectos que pueden provocarlo. Estilo de vida, estrés, en fin, todo lo comentado durante la entrada.

cefalea sexual

Como en todo hay que cuidarse. Buena alimentación, evitar el exceso de trabajo, hacer ejercicio, dormir las horas recomendadas, y tener una vida feliz. Si llevas una vida sana y los médicos no han encontrado nada grave, también influye muchísimo tu estado de ánimo y tus emociones. Al fin y al cabo todo está conectado en nuestro cuerpo y sin que te des cuenta tus hábitos te están afectando tanto para bien como para mal en tu vida personal y en tu cuerpo. Y con ello, los fatales dolores de cabeza.