El Sexo difundido

Muchas veces en El Sexo Mandamiento hemos hablado de sexting. Todos nuestros artículos intentan mantener el tono divulgativo e incluso divertido para hacer del sexo algo que no sea tabú y de lo que no de vergüenza hablar, porque creemos que del amor libre no hay que avergonzarse.

Pero hoy, en este momento, sobrevuela una noticia por nuestras cabezas que no nos deja seguir con normalidad. Y nos preguntamos por qué pasan estas cosas. Por qué llegamos a preferir la muerte a vivir, por vivir nuestra sexualidad con libertad y sin tapujos. Por qué se sigue violando la intimidad de las personas enviando archivos que no debemos enviar. Por qué el sexo nos sigue pareciendo un arma arrojadiza con la que cargar contra alguien. Para mofarnos y humillar a otra persona. Preguntas con, parece ser, difícil respuesta a día de hoy. 

Hacer sexting no es malo. Eso lo primero. Hay formas muy diversas de vivir nuestra sexualidad y esa es una de ellas. No hay nada malo en enviar o recibir contenido sexual de otra persona. Lo que sí es malo es difundirlo. Hacer sexting entre dos personas es lo mismo que mantener una relación sexual. Ambas partes deben estar de acuerdo y se asume «un pacto» entre las personas que intervienen para que nadie quede con mal sabor de boca. 

El Sexo en ningún caso el algo denigrante ni nada por lo que haya que burlarse de alguien. Todos somos libres de practicarlo con quien, como y cuando queramos. Siempre que haya respeto y unas bases sólidas de moral y educación. Siempre que haya consentimiento. Siempre que lo tomemos como el acto natural y humano que es. 

Y ahora me dirijo a ti. Que te ríes porque tu vecina vive libremente su sexualidad. Que cuchicheas cuando pasa ese chico que oíste que hizo un trío. O que participaste reenviando ese vídeo o esa foto que nunca debió llegar a tu teléfono. Eres tan culpable de las consecuencias que pueda tener ese difundido como el que envía ese archivo sin consentimiento. 

Lo que pasa en la cama se queda en la cama. Y eso mismo debería aplicarse a redes sociales. El sexo no es algo por lo que debamos avergonzarnos. El Sexo no debe usarse como chantaje para nada en esta vida. La confianza no debe romperse nunca de esa manera tan burda solo por el hecho de querer hacer daño o alardear (No sabemos muy bien de qué) con otras personas. 

Por ello, lo mismo que hay que tener precaución a la hora de tener relaciones debemos tenerla a la hora de mandar contenido multimedia de índole sexual a otra persona. Hazlo si te apetece, pero hazlo sobre seguro. Si te sientes obligada/o no lo mandes. Si no te da confianza la otra persona no lo mandes. Si no te apetece no lo mandes. Si tienes ganas, hazlo. Si te sientes segura/o hazlo. Pero nunca te avergüences por haber confiado en otra persona y hacerle mandado fotos o vídeos. Que se avergüencen los que envían sin permiso, que son los que realmente tienen el problema. 

 

 

 

 

One Comment
  1. Esa ha sido mi pelea con mis amigos, reenviar videos o fotos de personajes siempre lo vi mal, lo entendí q se hace dañó a los involucrados donde en algún momento puede ser mi hermana, hijos o Amigos. Por eso lo censure siempre.

Comments are closed.