Instinto: 50 sombras de Grey a la española

Odio tener que hacer estas cosas pero no me queda otra opción: hoy toca hablar del despropósito de la nueva serie de Movistar+: Instinto. Sí, esa en la que aparece Mario Casas (¡redoble de tambores!) sin camiseta. Ya sé que no es una gran novedad pero esta vez también le vemos el espectacular trasero de proporciones áureas que Dios le dio y una fusta en la mano.

ATENCIÓN: Antes de nada quiero dejar claro que para hablar de esta serie voy a tener que hacer spoilers así que si por un casual no la has visto y quieres hacerlo o si aún no te has terminado la serie recomiendo primero que te la veas y luego la comentemos en este artículo. Quedáis avisados.

Instinto
Marco Mur (Mario Casas) intenta canalizar su ira descontrolada mediante el BDSM, algo que no debe hacerse nunca, | Fuente: El País.

Y ahora vamos al lío. Ante todo los guionistas se se han marcado un «50 sombras de Grey» a la española con la dichosa serie. ¿Y eso que significa? Que no ha gustado dentro del mundillo BDSM y que se vuelve reforzar el estigma de que los que lo practicamos estamos como cabras y lo hacemos por traumas infantiles cuando no hay estudios que demuestren que esto sea así.

Empecemos por el protagonista de Instinto, Marco Mur, es un chico rico, jefe de una gran empresa de innovación y desarrollo tecnológicos (algo así como un Elon Musk jovencito y buenorro). Un hombre hecho a sí mismo, con un trastorno psicológico que tiene origen por un suceso ocurrido en la infancia ¿Os suena? Sí, esto canta demasiado a Christian Grey.

Además de esto tiene problemas familiares causados por la aparición de su madre 16 años después de abandonarle a él y a su hermano autista (Óscar Casas). Total que la cosa termina en que por culpa de una deuda de la madre terminan secuestrando al hermano y pidiendo un rescate por él. Exactamente igual que en secuestro de la hermana de Christian Grey en 50 sombras. ¿Coincidencia? No lo creo, pues cuando algo vende bien se explota hasta el infinito.

Instinto
Marco Mur va a un club privado de BDSM a un local exclusivo y secreto en el que puede tener sexo con desconocidas para canalizar sus instintos.| Fuente: El País

Resulta que, igual que el señor Grey, Marco tiene problemas de ira, ansiedad y estrés postraumático que, según la descripción del propio sitio web de la serie, le impiden mantener una relación sentimental sana (sic). Porque claro, que el BDSM no es sano, es de locos, de locos guapos que se curan con amor y comprensión, todos lo sabemos.

Pues va a ser que no, que las personas que practican BDSM no dejan de ser un reflejo de la sociedad y como ya dije anteriormente, “en cualquier grupo social existen personas tóxicas, eso no quiere decir que todas las personas que estamos dentro (del BDSM) seamos así”.

¿A que no sabéis cómo canaliza sus impulsos? Se pone una máscara y se va a un exclusivo local (y secreto) a follar salvajemente con desconocidas. Y a azotarlas, mientras está bajo los efectos de las drogas (a veces) eso también es reseñable. Siempre se intenta no jugar bajo los efectos del alcohol o las drogas y desde luego no hay dispensadores de pastillas en los locales BDSM, no os hagáis ilusiones.

Instinto
Eva (Silvia Alonso) es la chica problemática que acaba de entrar en ALVA, la empresa que dirige Marco. ! Fuente: 20minutos.

Al menos él, al contrario que el señor Grey que se tira a una Dómina amiga de la familia, va a una psicóloga (Myriam Gallego), cuando va, porque cancela varias veces las citas o llama a las tres de la madrugada porque las drogas le causan psicosis. Además eso de controlar sus impulsos lo lleva un poquito bastante mal.

Ya os he avisado de que habría spoilers, pues bien, el primero es que la madre del protagonista es prostituta, ¡anda mira, como la de Christian Grey!. Y aquí es cuando me tengo que ir al final del último capítulo de la serie y deciros que resulta que sale a relucir que entre los recuerdos infantiles está que a menudo, de niño, veía como su madre follaba con algunos de sus clientes. Se escondía en un armario y lo veía todo.

Pero no solo eso, sino que una de esas veces su madre está atada a la cama y al oírla gritar sale de su escondite y golpea al hombre que está haciendo daño a su madre, con tal mala suerte que le da  en la cabeza y lo mata. ¿Y qué pasa al final? Algo que a Freud le parecería magistral: sí, el jovencísimo Marco, de 8 años, se termina follando a su madre que está atada y no puede defenderse.

Instinto
Lo preocupante de la serie es que da una imagen errónea del BDSM, al igual que pasa con 50 sombras de Grey. | Fuente: Tumblr.

¿Y cómo creéis que termina esto? Pues con el intento de suicidio del protagonista (porque no, no se muere), que intenta ahorcarse en el mismo local en el que va a practicar BDSM con desconocidas. Que hay que garantizarse una posible segunda temporada y solucionar el triángulo amoroso entre Carol (la chica vainilla que cuida de su hermano) y Eva (la nueva empleada problemática): que bien podrían tratarse de Anastasia y la ex sumisa problemática de Christian Grey.

Realmente, lo que más me preocupa, es que se vuelva a dar un fenómeno similar al que se dio con 50 sombras de Grey, que miles de chicas adolescentes, en pleno despertar sexual, consideren que como lo hace Mario Casas debe ser lo normal, lo que mola y lo que deben hacer para estar a la altura. Al igual que el porno es la alternativa a una educación sexual que no se tiene y que muchas veces es el único modelo al alcance de un click que tienen los adolescentes.