Asfixia (II): Los juegos de control de la respiración

Hace un tiempo hablamos de los peligros que suponían los juegos de control de la respiración, concretamente la asfixia. Es cierto que es un tema delicado y que es preferible contar con la supervisión de otra persona. Sin embargo no hablamos de que hay diferentes tipos de control de la respiración y del grado de peligrosidad de cada uno. Y de eso es de lo que vamos a hablar en este artículo.

Los juegos de asfixia se pueden clasificar de mayor a menor peligrosidad en función de cómo se impida la entrada de aire a los pulmones y de que el riego sanguíneo llegue al cerebro. Esto quiere decir que no es lo mismo obstruir las vías de entrada del aire mediante un objeto como puede ser una mordaza inflable a hacerlo poniendo un trapo mojado o atando una cuerda o un cinturón sobre el cuello.

Asfixia
El waterboarding era una de las técnicas que la CIA empleaba en sus interrogatorios | Fuente: bondageliberation.com

Lo principal, antes de hablar de estos tres métodos, es hacer hincapié en que hay que establecer una serie de medidas de seguridad: tener conocimientos de la práctica que vas a realizar, tener conocimientos de primeros auxilios  y tener un objeto de seguridad.

  • La primera medida es fundamental y tanto la persona que la va a realiza como la persona sobre la que recae la práctica deben estar informados de cómo llevarla a cabo y conocer los riesgos que supone realizarla. La persona que es asfixiada puede terminar desmayada, en coma o muerta. Y en el caso de que ocurra esta última, la persona que asfixia puede terminar en la cárcel por homicidio.
  • La segunda, que es imprescindible en cualquier práctica de BDSM y no solo en asfixia (shibari o juegos de electroestimulación), es tener nociones básicas sobre primeros auxilios. En este caso en concreto saber cómo hacer correctamente una respiración cardiopulmonar (RCP).
Asfixia
Antes de realizar cualquier práctica de BDSM infórmate bien y asume los riesgos que supone llevarla a cabo. | Fuente: Infovisual.
  • La tercera medida es que la persona sobre la que se va a realizar la práctica de asfixia debe sujetar con la mano un objeto de seguridad que en este caso debe ser pesado y que haga ruido al caer, de manera que si en cualquier momento se desmaya este objeto caiga al suelo y se pare la sesión de inmediato.

Este objeto además también puede servir para que esta persona avise si algo va mal (puede darse un ataque de ansiedad o un trigger) y del mismo modo se pare la sesión.Mi recomendación, como practicante de este tipo de juegos es tener una canica, un cascabel o unas llaves que al caer o agitarse suenen.

En cuanto a los que practicamos BDSM, la mayoría de las veces las personas sobre las que se realizan estas prácticas tienen las manos atadas o están inmovilizadas y no tienen la posibilidad de avisar de que algo está yendo mal si no es a través de esta medida.  Como ya he mencionado, y aunque no siempre es posible, es bueno contar con una persona que pueda ayudar si algo sale mal. Porque es un hecho que con la asfixia puede salir mal y negarlo no hace más que aumentar la peligrosidad.

Tipos de asfixia

Ahora bien, una vez tengamos claro todo lo anterior ya podemos hablar de las prácticas que podemos realizar de menor a mayor peligrosidad: el waterboarding o ahogamiento simulado, la asfixia por obstrucción y el estrangulamiento.

  •  Waterboarding: consiste en inmovilizar a una persona y ponerle sobre la cara un trapo que tape la nariz y boca e ir vertiendo agua durante un tiempo de entre 15 a 30 segundos para que, al mojarse, generarle sensación de ahogamiento. Era una de las técnicas que la CIA empleaba en sus interrogatorios y la menos peligrosa de las tres ya que el cuerpo sigue recibiendo oxígeno pero no deja de ser peligrosa.
Asfixia
El estrangulamiento es la práctica más peligrosa de todas y la más fácil de llevar a cabo. |Fuente: Tumblr.
  • La asfixia por obstrucción: similar a sentir atragantamiento se consigue a través de la inserción de in objeto que no permita pasar el aire a los pulmones (una mordaza inflable, papel film o una bolsa de plástico transparente), pero también poniendo las manos tapando nariz y boca. Y, por si lo estás pensando, también puedes asfixiar a una persona con una polla. Es más peligrosa ya que no deja pasar oxígeno pero si permite que la sangre siga fluyendo y riegue el cerebro.
  • El estrangulamiento: es la práctica más peligrosa de las tres ya que el ahorcamiento con una cuerda o un cinturón no permite el paso del oxígeno y tampoco el bombeo de sangre al cerebro por lo que el desmayo se produce muy rápido debido a la falta de riego de la sangre hacia el cerebro. Además esta es la práctica de autoasfixia erótica por la que más gente muere al año debido a que es la más fácil de llevar a cabo sin ayuda de otra persona.

Además estas tres prácticas pueden darse combinadas con lo que la peligrosidad aumenta así que ante todo infórmate y si no estás completamente convencido de lo que estás haciendo no asumas riesgos innecesarios, en este caso la relación entre beneficios y riesgos puede que sea la que menos te compensa.