Gallina vieja hace buen caldo

Las relaciones sentimentales con personas mayores o menores a tu edad siempre representarán un gran desafío. Este tipo de amoríos envuelven una serie de circunstancias que van desde el atractivo físico hasta la madurez mental de la persona. Al respecto, son muchos los especialistas que han estudiado la atracción por personas mayores y estas son algunas de esas razones:

Confianza. Hombres  mujeres maduros son dueños de una seguridad que le gusta proyectar en todo lo que hacen y eligen, sobre todo en su pareja. Saben lo que quiere y cómo conseguirlo.

Inteligencia. Es verdad que en ambos casos, ocultan ciertos secretos guardados por su experiencia, lo que les hará notablemente más inteligentes. Su sabiduría y la buena charla les hará ver aún más seductores.

Economía. Profesionales o no, parte de su experiencia en la vida los hace gozar de una comodidad e independencia social que también resulta un punto a su favor. Aunque no en todos los casos, pues al hablar de mujeres y hombres maduros, nos enfrentamos también a su pasado, por lo que habrá quienes cuenten con hijos, problemas de divorcio, familiares incómodos…

Ahora bien, este tipo de situaciones no siempre representan un problema. Además hay quienes suelen aprovecharse de la estabilidad económica en ambos géneros, y esto tampoco puede suponer un problema mientras se establezcan algunos límites o siempre y cuando se establezca desde el principio el tipo de relación que tendrán como el caso de Sugar Daddys o Sugar Mommys.

Desempeño sexual. Éste es el mejor de los puntos y es que en el caso de ambos, suelen tener mayor experiencia, lo que nos hace conocer nuevos trucos. Por otro lado, los hombres mayores suelen procurar más a las chicas en su lecho y hacerlas experimentar un placer mayor, pues no son egoístas y no se preocupan solo por su placer. Por otra parte, las mujeres son más desinhibidas, una característica que suelen agradecer los jóvenes, pues aman a las mujeres seguras de sí mismas, que conocen sus cuerpos y que sin prejuicios exponen sus deseos.

La situación comienza a complicarse cuando las personas prefieren relacionarse con personas menores a ellas, sobre todo cuando do se trata de menores de edad. Esté lejos de ser un problema, es un delito penado en diferentes partes  del mundo. Tanto hombres como mujeres se pueden ver seducidos por la ternura, dulzura e inocencia de alguien menor o que simplemente que aparenta serlo.

Maduros, milfs, lolitas o bebés, no importa la edad, lo cierto es que ante toda relación debes de saber que es lo que buscas, qué tipo de personas te atraen y sobre todo qué estás dispuesto a ofrecer en una relación, pues se trata de un compromiso en el que ambos son parte de todo lo que acontece.

Te podría interesar:

Sobre la diferencia de edades, existen una serie de comportamientos inconscientes que influyen en la personalidad de una persona y que la psicología ha estudiado a lo largo de la historia a los que llamó: complejo de Edipo y de Electra.

El complejo de Edipo se manifiesta en la niñez y se caracteriza por un sentimiento de auténtico amor o en algunos casos, de deseo sexual,  del niño varón hacia su madre. El nombre del complejo, recordemos que viene de la mitología griega y de la historia de Edipo Rey, hijo de Layo y Yocasta, quien es entregado a un sirviente después de que Layo es advertido por el oráculo que sería asesinado a manos de su propio hijo quien además se terminaría casando con su esposa.

Por otro lado, nos encontramos con el complejo de Electra, en donde se describe el sentimiento de amor o deseo sexual de niñas hacia su padre. Esta situación se ve acompañada de una auténtica rivalidad de la infante con la madre para luchar por el amor o la atención del padre. El nombre del complejo también refiere a la mitología griega, donde Electra, hija de Agamenón y Clitemnestra, venga la muerte de su padre a manos del amante de su madre.

Twitter: @karlagore