Controla tus orgasmos con el «edging»

Hoy hablaremos del edging, y es la palabra más apropiada para llamarle al control de los orgasmos. Sí, has leído bien, controlar cuándo te corres y cuando no. Traducido al español se podría decir “borde” o “límite”, que tiene lógica en cuanto a su significado, ya que en el momento que vas  a llegar al orgasmo puedes decidir si hacerlo o no. Te permite disfrutar unos segundos más de ese estado de placer.

Dicho de otra manera significa acercarse a lo que se denomina inevitabilidad eyaculatoria, ¿Sabes lo que es? ¿No? Es el punto orgásmico de no retorno, ese momento previo a la eyaculación cuando el semen es conducido por lo tubos donde se almacenan y se dirige a la uretra. Una vez situado en este lugar, el proceso de eyaculación va acorde a las contracciones.

¿Cómo consigo hacer el edging?

Para saber cuándo realizarlo, debes de identificar a la perfección justo el momento de antes del éxtasis, por lo tanto te recomendamos que practiques en solitario e ir pillando la técnica. Hay que centrarse en las sensaciones que tanto tú como tu cuerpo estáis viviendo. En el tan esperado y excitante momento en el que te vas a correr, detente, y tómate un descanso o, en el caso de que vayas acompañado, céntrate en complacer a tu pareja.

Al "Edging" también se le puede llamar peaking o surfing. | Fuente: mundiario.com

Al edging también se le puede llamar peaking o surfing. | Fuente: mundiario.com

Si el edging te sale correctamente, te mantendrás en una constante y elevada excitación sexual en momentos previos al orgasmo. Cuando los hombres realizan esta técnica, aumentará la cantidad de semen que será expulsado, pero no solo eso, se le añade el aumento de las contracciones que vienen acompañadas de la liberación de dicho líquido, ampliando mucho más la sensación de placer. Parece que solo me esté dirigiendo a los hombres, pero no, las mujeres también tienen erecciones en el maravilloso clítoris, así que esta técnica también funciona para ellas.

Los hombres disfrutan mucho más de esta técnica, ya que como todos sabemos las mujeres somos mucho más complicadas en llegar al orgasmo y esto no iba a cambiar con el edging. Así que no es extraño decir que a las mujeres nos resultará más difícil llevar a cabo el control de los orgasmos. Para el sexo femenino es recomendable combinar movimientos rápidos, lentos y circulares. Y oye, si se añade un juguete sexual ya es lo más.

Técnicas dirigidas al sexo masculino

Ya que es más común conseguir este control de los orgasmos en el sexo masculino, las vías para conseguirlo van dirigidas mayoritariamente a ellos. Una de estas técnicas es la más común y se debe a ejercer presión sobre el glande en el punto orgásmico de no retorno que hemos comentado anteriormente. También se puede realizar esta presión en la base del pene, o presionar la zona del perineo, para alcanzar la próstata y dificultar al semen que se introduzca en la uretra.

Edging.

El proceso logra un aumento en la tensión de los genitales y la energía que se acumula durante la estimulación es prolongada. | Fuente: http://malvestida.com

Igual un formato un poco más diferente son las técnicas de respiración, hacer una inspiración amplia en el momento previo del orgasmo suele ser bastante eficaz para retrasar el momento de éxtasis, en cambio, de manera contraria, una respiración acelerada es capaz de anticiparlo. Y una técnica dirigida a las mujeres que se recomienda muchísimo, y no solo para el edging, es realizar los famosos ejercicios Kegel, los cuales hemos nombrado muchísimo en El Sexo Mandamiento.  

Cuando hayas identificado a la perfección tu punto de no retorno, ya podrás experimentar y probar cosas nuevas con el resultado de que tu orgasmo sea mucho más placentero. Recuerda, no hace falta que estés acompañado, ya que hay que aprender también a disfrutar con uno mismo.