Carta a mi yo adolescente

En esta carta que te escribo no pienso echarte la bronca por ese flequillo horrible ni por aquello que ahora te duele, porque te aseguro que años después será objeto de muchas risas.

En esta carta quiero hacerte saber ciertas cosas, que aunque las veas lejanas, te van a llegar y de qué manera.

La primera es que sí, la primera vez duele. Y al día siguiente te escuece. Pero no siempre va a ser así, te lo prometo. Y no, no se te va a dar de sí la vagina si follas mucho (¿Pero qué te pasa en el cerebro?). 

NO. No vas a llegar al orgasmo tan fácilmente. «Es en las pelis mimimimi» MENTIRA. FICCIÓN. Para las mujeres no es tan fácil llegar al orgasmo si solo nos penetran. Tenemos algo llamado clítoris que nos proporciona orgasmos si lo sabes estimular bien.

Esto nos lleva a otro apartado. Masturbarse no es malo. Hay chicas que tienen la costumbre de negar que lo hacen pero no es ni hacen nada malo. Conocerte a ti misma y saber lo que te gusta no tiene nada de raro.

Si te atraen los chicos está bien. Si te atraen las chicas está bien. Mientras no engañes a nadie, ni a ti misma, todo estará bien. De verdad, haz caso a esta parte de la carta.

Cuando llegues a tener sexo debes saber que cualquier interacción entre dos personas, aunque no haya habido penetración, es sexo. El coito es una parte más de todo esto.

Si tienes sexo, debe haber igualdad. Quiero decir, si a tu pareja le gusta que le practiques sexo oral y a ti también, debéis hacerlo los dos. Si alguien te dice que eso no lo hace que le da asco, pero quiere que se lo hagas, aparte de ser un cretino, es un egoísta y debes darle puerta. Dásela. POR FAVOR. 

Usa condón siempre. Las pastillas te sirven para evitar embarazos pero no evitan que se te caiga la vagina a trozos. ÚSALO.

Atenta a esta parte de la carta porque es muy importante. El orgasmo no es el fin último. Me explico. Si te obsesionas, no llegará. No tienes que hacerlo con alguien y estar pensando continuamente en si llega o no. Disfruta del camino, suele ser más divertido. 

Momento polémico de la noche. Y conociéndote quizás quieras prender fuego a la carta. Allá va: Puedes tener sexo con la regla. PUM. Explosión cerebral. Sí nena. En tu mano está si te gusta o no pero poder se puede. 

Quizá habrá alguna ocasión en la que te sientas incómoda al estar con alguien. Dile que no. No le debes nada. No tienes que hacer nada si no quieres. El sexo es cosa de dos, no de uno. Recuerda siempre esto. 

Cualquier práctica sexual que quieras probar debe ser consensuada. Si tu pareja quiere sexo anal y tú no no se hace y viceversa. Para pasarlo bien la cama debe primar el respeto.

El número de personas con las que te hayas acostado no determina tu valía. No eres más ni menos que nadie. Eres libre. Ya está.

El amor no duele, mongola, lo que duele es el desamor y esa música horrible que escuchas ahora. Ya te darás cuenta. 

Espero que esta carta te sirva de mucho. Que seas feliz y sobre todo que no te importe nada lo que digan de ti. Te irá bien, gata. Un besito. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *