Ruby Rare: Educadora de sexo

«Estoy desnuda básicamente el 90% del tiempo y prácticamente toda la gente de mi vida que me importa me ha visto desnuda». Así empieza su vídeo-presentación Ruby Rare, una educadora sexual londinense que también se define como mujer queer, bisexual, cisgénero, no-monómaga y lo más importante: Happy naked lady.

Ruby Rare. | Imagen: The Book Club


Su auto-denominación de “mujer desnuda feliz” alude a su reivindicación del body positivism. En sus charlas y redes sociales fomenta la visión positiva de todos tipo de cuerpos, especialmente los menos normativos, pues ella misma reconoce que tiempo atrás estaba muy obsesionada por tener un físico perfecto. “Lo que me ayudó a cambiar la imagen que tenía de mí misma y mi cuerpo fue posar como modelo en aulas para artistas”.

Las clases de educación sexual de Ruby son más bien reuniones abiertas donde las personas comparten sus experiencias. Las asignaturas varían en función de cada reunión: pueden tratar sobre juguetes eróticos, sobre no-monogamia, porno; e incluso, una de las más recientes, “Cómo ser una zorra” (How to be a slut).

No solo en los talleres comparte su filosofía de vida. Su perfil de Instagram, que actualiza diariamente, contiene bastante sabiduría. Bien en sus publicaciones, bien en sus stories, donde a menudo responde a las preguntas y dudas que sus seguidores le hacen, a modo de consultorio sexual.

Otros temas sobre los que tratan los contenidos de Ruby Rare son el porno -uno de sus lemas es Pay for your porn!– la visibilización de colectivos LGTBI+ , la normalización de la masturbación y las relaciones de poliamor.


Su defensa de los cuerpos le ha traído algún que otro problema con la red social en cuestión. La costumbre de compartir fotos de sí misma mostrando sus curvas hizo que en una ocasión le censuraran la cuenta. Por fortuna, consiguió que Instagram le quitase el bloqueo y recuperó su perfil con todas las fotos, dibujos y mensajes de positividad y autoestima.

Y es que, en una red social como esta, donde abundan los falsos perfiles y los modelos de belleza imposibles y poco sanos, la labor de personas como Ruby es muy importante. Ella misma aconseja en su vídeo: si sigues a personas que creas que hacen que te sientas mal sobre tu propio cuerpo, deja de seguirlas. Acostúmbrate a querer toda tu anatomía, en especial esas partes que la sociedad considera poco estéticas.

No cabe duda de que Internet necesita más personas como Ruby Rare. Sigamos su ejemplo y filosofía y amemos nuestro cuerpo por encima de todas las cosas