El succionador masculino: la revolución sexual olvidada

Si ha habido un producto sexual estrella el pasado año 2019 ha sido el succionador de clítoris. Llegó incluso a estar agotado temporalmente en algunas ciudades de España después de su revolucionaria aparición y, muchas mujeres tuvieron que esperar para tener el placer instantáneo que tanto deseaban. Sin embargo, lo que la mayor parte de la gente no sabe es que este placer no solo está disponible para las mujeres. ¡Existe el succionador masculino! ¡El succionador de penes! Y al parecer, también ofrece el orgasmo prometido.

Succionador masculino: el Satisfayer de penes. Tienda Erotic Feel

Este juguete sexual masculino se trata de un cilindro por el que introducir el pene y que se ajusta a la medida de cada uno para tener una experiencia todavía más placentera. Tiene un funcionamiento con el que la erección está asegurada. El material es de silicona blanda en forma de pliegues espirales internos para proporcionar un goce ficticio realista.

Con solo presionar un botón, se comienza a crear un efecto de vacío succionador masculino dentro de la cámara que provoca la erección. Además cuenta con la opción de calentar el interior para una sensación más intensa. Y las diferentes velocidades de vibración y modos de funcionamiento permiten jugar con la intensidad según el nivel de excitación en cada momento. 

La satisfacción está garantizada

Al igual que con el succionador femenino, los hombres también parecen tener una opinión unánime con este juguete sexual. La mayoría coinciden en la buena función que tiene y, que consiguen llegar al orgasmo sin tener que destrozarse la manos cada vez que quieran darse placer.

Y aunque no es lo mismo que el sexo oral que puede realizar una persona, si que es mejor que el auto-placer que te puede dar el solo utilizar la mano, pues los diferentes modos, funciones y la opción de calor proporcionan una sensación más satisfactoria.

Además la satisfacción no es solo por parte del sector masculino, sino que las mujeres también dan el aprobado como juguete sexual para incorporar a sus relaciones sexuales sin dejarse el brazo masturbando a sus parejas.