La compleja relación entre marihuana y sexo

El cannabis es una planta que tiene probadas cualidades terapéuticas, sin embargo, poco se habla de su uso para mejorar una de nuestras actividades favoritas: el sexo. Tanto si te fumas algún porro habitualmente como si ni siquiera lo has probado sigue leyendo, porque te vamos a contar cómo influyen los fitocannabinoides de esta planta en tu sexualidad.

Desde hace miles de años la marihuana ha sido utilizada para mejorar diversas patologías, tanto con su uso tópico como fumada o ingerida. Entre esos beneficios que buscaban las culturas antiguas podemos encontrar algunos que favorecen las relaciones sexuales.

Un ejemplo es que en la India se elaboraban bebidas con cannabis, otras hierbas y especias. Este líquido estaba indicado como afrodisíaco y para mejorar enfermedades del aparato reproductivo o de transmisión sexual.

Marihuana
La marihuana tiene respuestas en el sexo.

La marihuana en el sexo

El cannabis relaja, calma el estrés y la ansiedad, además, mejora el ánimo. Estos son factores que propician que tengamos más ganas de practicar sexo. Por supuesto, hay que tener en cuenta que a todas las personas no les afecta igual su consumo y que depende tanto de nuestro organismo como de la dosis y la tolerancia que tengamos a estas sustancias. No es lo mismo el efecto en alguien que fuma ocasionalmente que quien lo hace diariamente, por lo que, aunque se hayan hecho diferentes estudios, es complicado determinar sus propiedades.

Según diversos estudios sobre la sexualidad femenina, el consumo de cannabis aumenta la líbido, nos desinhibe, incrementa la lubricación y favorece los orgasmos. Estas conclusiones nos indican que la marihuana podría ser muy útil para tratar disfunciones sexuales en mujeres. Es necesario que se investigue más sobre como interacciona esta planta con el sistema endocannabinoide de la mujer.

En el caso de los hombres se puede apreciar diferencias entre los efectos a bajas dosis y otras más altas. En pequeña cantidad se ha reconocido su capacidad para aumentar el deseo sexual, sin embargo, en mayor proporción sus efectos son perjudiciales, ya que baja la calidad del esperma y afecta a las erecciones.

Otro supuesto beneficio es que prolonga las relaciones sexuales, pero esto puede ser simplemente una apreciación personal, ya que el cannabis altera la percepción del tiempo. En este caso el tiempo que dura el acto sexual no se corresponde con lo que la persona percibe que dura.

Hoy, cuando además ya se tienen evidencias científicas sobre la influencia de los fitocannabinoides en nuestro organismo, se puede usar la marihuana con mayor conocimiento y seguridad. De hecho, hay personas que utilizan diferentes productos elaborados con cannabinoides en sus relaciones de pareja, se les conoce como cannasexuales.

Esta palabra es un concepto acuñado por Ashley Manta, una terapeuta y sexóloga que ayuda a parejas con problemas en la intimidad ayudándose de la marihuana. Manta utiliza diferentes productos elaborados con cannabinoides para tratar diferentes trastornos que dificultan o imposibilitan las relaciones de pareja.

Como siempre, si queremos probar alguna sustancia, debemos saber si interactúa con alguna medicación o enfermedad que tengamos. Y sobre todo hay que empezar con dosis muy bajas y comprobar cómo reacciona nuestro cuerpo con ella. Si la has probado puedes comentarnos cómo te influye a ti en tus relaciones sexuales.

Autora: Cristina A. Alonso.

One Comment
  1. He conocido varias parejas que juran por la marihuana.
    Por experiencia propia puedo decir, que al menos, estimula al órgano sexual mayor, (el cerebro) hace que las sensaciones sean mas fuertes, y desinhibe de manera espectacular.
    Claro, 1 solo porro, porque si te encadenas, pierdes.

Comments are closed.