La censura boicotea el aprendizaje sobre el porno

Estos últimos días han ardido las redes debido a un motivo: la censura. No, no estamos hablando de que los grupos políticos y el pin parental hayan hecho de las suyas.

En este caso sí se ha dado en las aulas, pero en las universitarias. La Asamblea Abolicionista de Madrid ha conseguido la cancelación de un curso que iba a impartirse llamado: Porno: una introducción a la teoría del porno.

¿De qué trataba este curso?

Por lo que hemos podido comprobar, tras leer el programa del seminario que iba a realizar Eloy V. Palazón en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid, hemos visto que este iba a contar con cinco sesiones diferencias:

  • Primera sesión: ¿Cómo mirar/analizar pornografía? Historia y conceptos
  • Segunda sesión: El debate feminista en torno a la pornografía
  • Tercera sesión: ¿Estereotipo o fetichismo? Sobre la representación de raza, etnia, clase y edad
  • Cuarta sesión: Las estrellas del porno. Performatividad y porno digital
  • Quinta sesión: Postporno y porno queer: redimensionando el deseo

Todas estas partes contaban con un detallado programa, que iba acompañado de bibliografía y contenido audiovisual recomendado para poner entender y comprender las cuestiones que iban a tratarse.

https://twitter.com/abolicionmadrid/status/1222847605136404480

Desde fuera, podemos ver que estamos ante una planificación ideal para poder abordar varios aspectos de la pornografía, a la vez que vamos conociendo más sobre esta industria: lo que fue, lo que es ahora, las distintas perspectivas feministas que surgieron sobre la temática, el tratamiento de los estereotipos, etc.

Finalmente, no va a poder llevarse a cabo porque la Asamblea Abolicionista de Madrid, una organización feminista que, como definen ella en su página web, han surgido como: “respuesta a los intentos constantes de normalizar la mercantilización de los cuerpos de las mujeres en cualquiera de sus formas -prostitución, vientres de alquiler o pornografía- como parte estructural y extrema de la opresión de género”.

Anteriormente, ya actuaron contra otro seminario de una forma similar. Boicotearon una mesa redonda sobre prostitución que ofrecía la Universidad Carlos III.

Las primeras polémicas surgieron a raíz de un cartel con el que se promocionó el curso, en donde vemos a una mujer practicando bondage y, finalmente, consiguieron poner fin al seminario académico que hemos mencionado.

No vamos a hablar ni a debatir sobre abolicionismo del trabajo sexual o la regulación del mismo, desde el Sexo Mandamiento queremos analizar de forma neutra una situación que ha ocurrido: se ha censurado un curso formativo que pretendía informar acerca de una industria que está muy presente en el día de hoy, la del porno.

¿Cómo ha sucedido todo esto?

Hemos podido hablar con Eloy V. Palazón, del departamento de Historia del Arte, que se encargó de preparar este seminario e iba a llevarlo a cabo en el mes de marzo.

Eloy nos ha contado que él está trabajando en una tesis doctoral acerca de la industria pornográfica y le pareció que este programa podía ser interesante porque era una forma de que la investigación no se quede solamente en mi despacho, donde investiga, sino que le daba salida, compartiendo sus investigaciones con susalumnos o la gente que quisiera acudir a los talleres. Su intención era la de “pensar en alto con otras personas”.

Ya tenía experiencia tratando temas relacionados con la sexualidad, porque el año pasado pudo realizar un seminario sobre cruising de manera abierta.

En la conversación con Eloy con habla de la imagen con la que comenzó la polémica. Nos comenta que la fotografía es de Courtney Trouble, una actriz porno feminista y queer. A raíz de esto, le llegan comentarios de la Asamblea Abolicionista diciendo que esta imagen va en contra de la ley de violencia de género.

Cartel polémico censura

Cartel que originó la polémica | Fuente: Público

Según palabras de Eloy, estas feministas, cuando pidieron la cancelación del seminario, le dijeron: “Que algunos contenidos reproducían estereotipos de la mujer”. Eloy, entendiendo este conflicto, muestra su opinión al respecto: “La pornografía se debate entre la reproducción de estereotipos y la consecución de fetichismo, lo cual es una cuestión teórica muy interesante”.

Sin embargo, otro tema preocupante es que la elección de cancelar este seminario fue tomada por la Delegada del Rector para Igualdad de la UCM sin avisar al departamento involucrado.

“Sin haberme consultado, ni ponerse en contacto con el Departamento de Historia del Arte al que pertenezco, de repente, lo eliminó y lo canceló de forma unilateral».

Sorprendido y con la intención de no querer que la universidad se viese afectada, nos dice que estaba dispuesto a posponernolo «para que la polémica no afectase de alguna manera al seminario”.

Sus últimas declaraciones fueron las siguientes: “Creo que se precipitó al haberlo cancelado. Creo que el seminario debe de hacerse”.

El sexo siempre debe ir con información

Sin meternos en una polémica o posicionarnos en este asunto, siempre hemos defendido que una parte del sexo muy importante es tener información sobre el mismo.

La pornografía es una industria que es muy accesible a todos y muestra comportamientos en algunas ocasiones muy irrealistas y varias veces lo hemos hablado en este medio. Por ello, creemos que puede ser muy interesante contar con expertos en historia sobre su propia evolución para poder recibir más información, debatir y crear nuestras propias opiniones al respecto.

Al fin y al cabo, estamos ante un caso de censura que se ha llevado a cabo en las aulas universitarias en el año 2020 y esto, al estar hablando únicamente de teoría y conocimiento, puede repercutir a la formación personal de cada uno.