El Carnaval del Sexo Mandamiento

Febrero mes del Amor, de San Valentín y de carnaval. Y de eso en «despeñaperros pa’bajo» sabemos «una poquita». Porque señoras y señores, estamos en pleno COAC 2020. O lo que es lo mismo concurso oficial de agrupaciones carnavalescas de Cádiz. Sí, este mes en toda Andalucía se canta a la libertad, al amor y a lo que se nos ponga por delante. Pero las coplas gaditanas son las más famosas e internacionales. Incluso la banda sonora de muchísima gente.

Si algo define en general a los andaluces y en especial a los gaditanos es la forma de decirte cuatro verdades entre chiste y chiste y poner en evidencia al sistema. Consejo: a ver y escuchar carnaval de Cádiz se viene ofendido de casa. Aquí solo cabe el sentimiento y la «guasa gorda».

Por ejemplo… ¿Cómo contarías que te gusta una chica de tu gimnasio pero que no sale muy bien? Pues como lo hizo el desaparecido Juan Carlos Aragón (Capitán Veneno) mucha retranca y un final inesperado.

Y me dijo que…. NO.

Sobre el colectivo LGTBIQ también hay ríos de tinta y papelillos de colores. Pero si hubo una agrupación en la que todo su repertorio era denunciando las desigualdades y el sufrimiento de las personas de este colectivo es, sin dudas «Juana La Loca» de Don Tino Tovar. El Carnaval siempre le canta a la gente que lo necesita, y esta comparsa fue punto y aparte. 

Siguiendo con esta temática, otro de los grandes del Carnaval Antonio Martínez Ares escribió esta preciosa historia en forma de pasodoble en la que un padre hablaba con su hijo sobre el orgullo. Escuchen y disfruten.

Y ahora sí. Pasamos al AMOR. Así con mayúsculas. Pero podemos hablar de amor con sentimiento o con… cachondeo. Y en eso es especialista Juan Manuel Braza (El Sheriff) que nos trajo una chirigota que nos presentaban unos Cupidos un poco «Buscarruinas». Ya sabéis como dicen ellos «el amor verdadero es el que entra por el agujero». 

¿Qué pasa cuando un «lacio» se enamora? Eso se debió de preguntar el Selu cuando escribió la que para mi es LA MAYOR HISTORIA DE AMOR JAMÁS CONTADA SOBRE LAS TABLAS DEL FALLA. Buscando el amor de Mariloli, superando barreras, pasando noches de soledad restregándose con su almohada. Si no se te saltan las lágrimas es que no tienes alma. 

Ahora sí. Vamos a ponernos serios. Y un poco sentimentales. Ares, el Capitán, Tino Tovar, Antonio Martín, el Chapa… son grandes de la fiesta y de la pluma. Y sus coplas al amor las más cantadas en cada esquina donde haya una guitarra o para pedir la mano de la persona a la que quieres. A continuación os ponemos algunas de las coplas al amor que estos autores nos regalaron y que se han convertido en auténticos himnos. Preparen pañuelos y abran su corazón al tres por cuatro: 

(Chica llorera) 

(Me dijo nadie nunca) 

(Me da fuerte con este) 

(Aquí habla de follar pero lo esconde muy bien)

(Esa madre era un poco capulla) 

(Como tuvo que ser la noche para que no mirara ni la luna) 

(Camión cisterna de lágrimas por aquí) 

(Me dijo nadie nunca 2.0) 

(Por esto en Andalucía no nos gustan las pelis tipo 3 metros sobre el cielo, tenemos al Capitán Veneno, venga hasta luego.) 

(Vengaaaaaaaaaaaa) 

(Define amor: Pues eso.) 

(Se me ha metido un pasodoble en el ojo) 

Esta es una pequeña muestra de cómo le cantamos al amor por carnavales. Aunque también hay tiempo para la crítica y para denunciar la lacra de la violencia de género. Historias sin filtro, que te remueven y ponen los pelos de punta como estas.

(Y lo he matao’ a mi Juan yo lo he matao) 

(Si no se te ha revuelto todo con el final de este pasodoble…) 

Por supuesto todo lo que tenga que ver con el «folleteo» es bienvenido en la fiesta. Prueba de ello son las innumerables letras a este noble arte, siempre arrancando la carcajada del público. 

Tradicionales eran los cuplés al «nabo» de Juan Carlos Aragón. 

Incluso, el gran Yuyu que hizo una chirigota entera a ese personaje que todos conocemos y que incluso hemos sido nosotros mismos. Los últimos en enterarnos. Los Cornudos vaya. 

Me dejo muchas coplas por detrás. De denuncias, de amores prohibidos, de la vida y de la muerte. Porque el carnaval es la calle y la gente que la forma. Historias del día a día cantadas por su gente. Que te hacen reír, llorar, decir «a mi me ha pasado». Es libertad, es estar con amigos, es hacer recuerdos que te duren toda una vida… como si la vida fuera carnaval. Y cada vez que me cantas, me resucitas. Mientras haya risa hay esperanza. Mientras haya vida, habrá carnaval. Nos vemos en la calle.