Problemas de tener el pecho grande: capítulo 2

Hace poco hablamos de los problemas de tener el pecho grande. Puede parecer muy sexy y es un fetiche ansiado por muchos. Sin embargo, las mujeres que lo vivimos, acabamos odiándolo en algunos momentos.

Se nos puede volver insoportable, poco práctico y hasta doloroso. Por eso, no es de extrañar que hayas escuchado alguna vez a una mujer decir que se quiere operar las tetas por este motivo.

Los mismos comentarios una y otra vez

Y ahí es cuando llegan las miradas de sorpresa. Esas que se interpretan como: Pero, ¿por qué te vas a tocar nada?, ¡Si están muy bien!

¿Qué otros problemas existen de tener el pecho grande?

Durante mucho tiempo pensé que tenía problemas para calcular las distancias. No, es que tengo que tener en cuenta todo lo que se escape de mi ángulo de visión.

No te ves los pies, para empezar. Y, probablemente, no veas el mango de la puerta o el lateral de una esquina. Acabas teniéndola a prueba de golpes.

¿Que son súper sexies y te las apañas para que queden bien en todos los selfies? No te lo voy a negar. Ahora, cuando te las reajustas, ¿no ves como suda el canalillo? Vivir en Madrid en agosto es tenerlas en un mar de sudor, teniendo que vigilar si los sujetadores transpiran bien o no. Además, esto te convierte en un persona propensa a las rozaduras y al sarpullido. Y duele.

Hablando de molestias y de dolor, el de la espalda es permanente. Te has acostumbrado a que los tirantes sean tus enemigos y como sean finos, la llevas clara, amiga.

En Hollywood no se podían mostrar desnudos, pero la industria lo arreglaba con una camisa fina como el papel de fumar. | Fuente: Gfycat

Otro dato importante, si eres una persona efusiva y tus amigos y conocidos son más bajitos que tú, se las vas a meter en la boca probablemente. Dar un abrazo cariño puede volverse la cosa más incómoda del mundo sin necesidad.

Y, por último, otro aspecto que compartimos todas: no podemos dormir boca abajo. Te las vas a acabar aplastando, dando mil vueltas en la cama y, en definitiva, estando incómoda.

No todo es malo

Al final, te acostumbras a ellas y a sus peculiaridades y podéis convertiros en grandes amigas. Tener el pecho grande tiene su juego y vas a disfrutarlo en muchos momentos.

One Comment
  1. Bien cierto es. Los problemas son muchos y variados.
    Muchas quejandose de que apenas tienen y quieren operarse, y otras con serios problemas.
    La naturaleza es antogadiza.
    Excelente post.
    Saludos.

Comments are closed.