Durante el ciclo las mujeres experimentamos una serie de cambios en nuestro flujo vaginal que nos comunican en que fase nos encontramos. La mayoría de nosotras obviamos estas señales de nuestro cuerpo y no le damos importancia, pero si supieras todo lo que pueden decirte sobre tu estado, le prestarías más atención. 

¿Qué es el flujo vaginal? Básicamente, es cualquier fluido que salga de la vagina, incluyendo la lubricación natural, el fluido de excitación y el fluido cervical. Este fluido cervical es el que cambia a lo largo del ciclo y nos indica en que momento somos más fértiles o de lo contrario, cuando estamos en la fase menos fértil. Este líquido se puede identificar por su cambiante estado: fluido trasparente, seco, húmedo, acuoso, espeso y blanco…

Fuente: Google

¿Son normales estos cambios? Sí, lo son. Existe una cronología en el flujo cervical que va cambiando durante el clico menstrual. Los cambios en la secreción vaginal son normales, y muy útiles para saber si estamos ovulando o si por el contrario nos va a bajar la regla próximamente. 

  1. Comienzo del periodo: la menstruación.

Durante la menstruación, es difícil identificar el flujo vaginal. Además, se produce muy poco fluido. Debido a que los niveles de estrógenos y progesterona son bajos el cuello uterino no produce mucho flujo. 

2. Después del periodo: pegajoso, seco.

Los niveles de estrógenos se elevan y el ovario se prepara para liberal el óvulo. Durante los primeros dos días después del periodo apenas notaremos incremento del flujo vaginal, pero será visible en cuanto los niveles de estrógenos sean más altos.

3. Fase preovulatoria: opaco, flexible.

Es un flujo cremoso que precede a los flujos fértiles (ovulación), a medida que se acerca la ovulación se vuelve más pegajoso y abundante. Cuando se seca en la ropa interior, puede quedar un aspecto blanquecino o amarillento.

4. Ovulación: pegajoso, trasparente, resbaladizo.

En un clico de 28 días puedes notar este fluido en el 9-10, pero esto es muy relativo, ya que no todos los cuerpos ovulan en el mismo momento del clico. Aquí los niveles de estrógenos aumentan y el cuello uterino produce más liquido. Puede tener un aspecto trasparente y resbaladizo, tiene la consistencia perfecta para que los espermatozoides penetren en el cérvix. ¡Cuando el flujo se estire entre los dedos significara que estas en tu periodo más fértil!

5. Post ovulación: pegajoso, seco.

Después de la ovulación, nuestro flujo se vuelve visiblemente más difícil de atravesar para los espermatozoides. Aquí comienza nuestra fase lútea, la cantidad de líquido disminuye notablemente y la hormona dominante de este momento (la progesterona) actúa para inhibir el líquido de las células epiteliales del cuello uterino. El fluído durante este periodo se vuelve más blanquecino y seco. 

Conocer nuestros fluidos es importante, y no solo para observar las fases de muestro ciclo. A través de él podemos saber si tenemos un flujo vaginal anormal, propio de propio de problemas hormonales o infecciones.

Fuente: Google

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.