Fingir orgasmos no soluciona nada

Estoy segura que todos en algún momento de nuestras vidas nos hemos encontrado en una situación donde hemos tenido que fingir orgasmos. Y si no eres uno de nosotros, te doy una «palmadita» en la espalda y un enhorabuena, pero aún así, lee el artículo porque toda información es valiosa

No deberías fingir nada en el sexo | Fuente: elperiodico.com

Tenemos un concepto de las relaciones sexuales bastante errónea, he de decir que en este tipo de textos tan generalistas pagan justos por pecadores, pero es así. La gran mayoría de las personas piensan que si no se llega al orgasmo, el polvo no ha servido para nada y pasan por alto todo el placer durante el sexo. Básicamente es una carrera que lo único que importa es llegar a la meta y no disfrutar del proceso. Esta idea se debe a que en la sociedad se ha creado un pensamiento que consiste en que al final de todo polvo, debe haber al menos un orgasmo y si no consigues correrte, no eres “normal”.

Hay cientos de situaciones en las que las personas fingen, la más común, según un estudio realizado por Lelo, es para no hacer sentir mal a la otra persona. Aunque he de decir, que eso no soluciona nada, porque ya te verás en casa sola o solo utilizando algún juguetito sexual para saciar las ganas con las que te has quedado. Lamentablemente hablo por experiencia propia. Y siendo sinceros, eso no es culpa de la otra persona, sino tuya que no has decidido hablarlo con tu pareja o folla amigo/a. Además cabe la situación de que se entere que has fingido y pierda la confianza no solo en ti, sino en él. Lo más sano es la comunicación, y si se tiene que añadir el Satisfyer, un anillo vibrador o cualquier otro aparato que estimule en el sexo, siempre es bienvenido. 

Una fuente cercana asegura que suele fingir orgasmos porque sabe que su pareja disfruta cuando se corre. “Muchas veces he tenido que fingir porque sé que a él le pone mucho, así que quiero que disfrute. Aunque eso no significa que yo no goce durante el sexo”. Es más, muchas veces esta persona le comunica a su novio que no ha llegado, y él como buen samaritano, baja a la zona sur para terminar lo empezado. 

Háblalo con tu pareja, no mientas | Fuente: mipetitmadrid.com

Otra fuente afirma haber estado en un trío y tener que fingir el orgasmo por pena. “Había uno que follaba bien y otro mal y para que el malo no se disgustase fingía por compasión para que pensase que lo hacía bien”. Puede que esto te saque de un apuro una o dos veces, pero como siempre, es mejor decir lo que te gusta y como debe hacerlo para que así no tengas que simular absolutamente nada. 

Aunque luego está la situación en la que quieres que el polvo se acabe de una vez y no te queda otra que fingir un orgasmo. Yo misma he fingido muchos de esos, lo sé, va en contra de todo lo que he dicho antes, pero la vida es dura y yo una vaga. Si que es verdad que da apuro decirle a la otra persona: “Oye date prisa, que quiero dormir” o “¿Cuánto te queda para correrte?”. Aunque eso también significa que realmente no lo estás disfrutando, por lo que vuelta al objetivo de este artículo, lo mejor es la comunicación

Es verdad que en algunas ocasiones fingir orgasmos puede llegar a excitarnos a uno mismo y ayudarnos a soltarnos un poco durante las relaciones sexuales. Pero si al final lo haces para evitar conflictos con la otra persona o para sentirte “normal”. Ese es el momento de cuestionarnos si realmente merece la pena seguir con esa relación cuando no te ofrece todo lo que a ti te gustaría. 

Hay que entender que el sexo real no es como en las películas de Hollywood, donde todo es bonito y romántico, y la mujer se corre con cuatro empujes. La sexóloga Sílvia Pastells asegura que las causas más comunes por las que las mujeres no se corren son por el “excesivo enfoque en el coito y la penetración”. Dejando de lado “el placer del otro por encima del placer de una misma o el estrés, ansiedad, etc.”. Es necesario saber que la mayoría de las personas con vagina no llegan al orgasmo únicamente con la penetración y sí con la estimulación del clítoris.

Si en el sexo la otra persona ya se ha corrido y tú no… como diría una persona cercana a mí que ha insistido en mantener el anonimato: “Yo no finjo ni los pedos. Hasta que no acabe yo, no acaba nadie”. 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.