Huevos yoni: la práctica antigua con beneficios a la salud sexual femenina

Las estructuras cristalinas que encontramos a nuestro alrededor guardan una memoria física, ancestral y cuántica, y una vibración sensible en el planeta. Son energía, así como la que fluye en nosotros. Cada cristal tiene propiedades únicas que pueden tener un impacto sobre el cuerpo  a nivel físico, emocional y mental. Por eso, en los últimos años, se ha vuelto más común escuchar sobre los huevos yoni, minerales o piedras preciosas, como el cuarzo, jade y obsidiana, tallados en forma de huevo, que se insertan dentro de la vagina por períodos controlados de tiempo para conseguir cambios benéficos a nivel físico, emocional y sexual

Esta técnica espiritual, convertida en tendencia en el mundo holístico y esotérico en temas relacionados a la sexualidad de la mujer, se desarrolló en la antigua China hace más de 2,000 años. Era practicada por las emperatrices y concubinas chinas quienes introducían el huevo de jade a su vagina para mejorar su salud física, mental e incrementar su energía sexual; aunque, se dice que se originó para complacer al rey en el sexo. Pero, hoy en día, se difunde en occidente como una práctica del tao curativo

Su nombre proviene de la palabra en sánscrito ioni, que significa espacio sagrado, y es usada para referirse al útero, la vulva, la vagina o el vientre, como fuente de vida. 

Se dice que, entre los múltiples beneficios de usar un huevo yoni están: incrementar o recuperar la tonicidad muscular de la vagina (como ejercicios de Kegel) aumentando el flujo del chi por el sistema reproductor y, en general, el cuerpo; regular las hormonas; disminuir los dolores menstruales, eliminar la resequedad vaginal para mejorar los orgasmos, incrementar y potencializar las emociones y sentimientos, amplificar el esplendor del poder femenino, aumentar la libido, despertar la sensualidad, remover bloqueos y reconectar con la autoestima y vitalidad energética.

¿Qué es el chi?

Para entender esta técnica, primero debemos enfocarnos en el qi o chi –aliento–, con origen en la antigua filosofía China. Es la energía que nos aporta la vida y une al cuerpo, la mente y al espíritu. Un elemento sutil, movible y energético, que circula por todo lo que está a nuestro alrededor y le da vida. No puede medirse, ni tocarse, es inmaterial. Y, así como es una fuerza que fluye, su obstrucción es la causa de las enfermedades.

Este concepto, además, está presente en la mayoría de las culturas antiguas del mundo. En chino es qi; en coreano, gi; en japonés, ki; en tailandés, chī̀, y en la India es prana, entre muchas otras. Pero, para todas las culturas que lo consideran un elemento crucial de la vida, es el eje central de la medicina y, por tanto, de la curación tradicional.

¿Cómo utilizar el huevo yoni?

Los huevos yoni son introducidos en la vagina y, dependiendo del tipo, será el tiempo que debes dejarlos dentro para conseguir distintos objetivos. Por ejemplo, en el caso del huevo de obsidiana, se debe dejar dentro siete días, con un día de descanso, y así, durante tres semanas. Se suspende su uso durante la menstruación.

En otros casos, se recomienda dejarlos adentro dos horas, tres veces a la semana y aumentar tanto el tiempo como la frecuencia, hasta lograr usarlos diariamente.

Además, hacer los ejercicios de Kegel con el huevo yoni será como trabajar los músculos pero con pesas y, a medida que se progresa, se aprende a manipular el huevo para ejercitar distintos grupos musculares del interior, como el beso de Singapur

Huevo yoni  /Fuente: https://mujermexico.com/

¿Qué huevo yoni utilizar?

Hay una variedad de ellos que funcionan para distintas cosas: el de cuarzo rosa, sirve para la salud emocional y energética; el de cuarzo blaco, activa y desbloquea centros físicos; el de obsidiana, limpia el alma sacando a la superficie lo bueno y malo que tenemos dentro; el de amatista, mejora la concentración y tranquiliza la mente; el de jade, ayuda a balancear los bloqueos sexuales y ayuda a manifestar tus sueños a la realidad; y así muchos más. 

Instruirse antes de usarlo

Es importante instruirse con una profesional en el uso correcto de dichos huevos para gestionar su proceso eficientemente, puesto que su popularidad ha detonado su comercialización indiscriminada y, con ello, su uso erróneo. También, hay muchos que se venden en el mercado afirmando que son de cierta piedra y no es así. Por eso, hay que tener mucho cuidado.
Además, un dato a destacar es que las piedras deben tener, al menos, una dureza de 6.5 mohs (escala de dureza de los minerales), para evitar que se disuelvan por el ph vaginal, y que tienen que ser piedras idóneas para su uso energético específico, así como el físico para no utilizar minerales tóxicos al organismo.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.