Es más que probable que tengas algún juguete sexual que no utilices, o peor, varios. Esa bala vibradora que fue un regalo chorra de las amigas, las bolas chinas que nunca has usado pero que decías que eran para tonificar la pelvis, y con un poco de suerte levantar las bolsas de la compra sin que te den ganas inmediatas de ir al baño (doy fe de ello). Lo entiendo amiga. Las mías siguen en el fondo del armario. ¿Y cómo no recordar aquella epidemia de 2019 con el Satisfyer? Peor que la del coronavirus. Si yo lo sé amiga, que al lado del Sona Cruise pues como que el Satisfyer no te terminó de convencer.

Reciclaje
Los juguetes eróticos tienen que ir a un contenedor especial, no hay que tirarlos a la basura.

Por no hablar de que cada temporada los juguetes sexuales evolucionan, ¿quién quiere un iPhone 9 habiendo un iPhone X? Pues algo similar ocurre con los juguetes eróticos. ¿Para qué un Sona si puedes tener el Sona 2? Suele pasar, más modos de vibración, más funciones, ¡más placer! Somos inconformistas, nos encantan las novedades y queremos terminar con la monotonía debajo de las sábanas. O fuera de ellas. Y cuanto más, mejor.

Por otro lado, tenemos el caso de aquella amiga que en vez de un cajón de la mesilla tiene medio armario. Y que ya no sabe qué hacer con los juguetes de hace 5 años para hacer espacio a los nuevos. La respuesta es obvia: ¿no se tiran? La respuesta ambigua así que ¡echa el freno!

Reciclaje
Contenedores de reciclaje de LysStore. | Fuente: LysStore

Solo un segundo, luego seguimos fantaseando. ¿Tú has pensado en que, tal vez, no deberías tirar los juguetes sexuales a la basura tan a la ligera? Por lo pronto NUNCA a la basura normal, y mucho menos a la orgánica. A la de plástico en todo caso, pero no te lo recomiendo. Aunque es lo más probable si el juguete va a pilas. ¡Pero ni se te ocurra echar las pilas a la basura! Las pilas van a contenedores especiales, son altamente contaminantes.

Da igual si las pilas son de botón o pilas grandes, o incluso pilas recargables, las pilas tienen un contenedor de reciclaje especial que normalmente, en España, se encuentra en algunas paradas de buses o en las entradas de algunos centros comerciales. Lo mismo pasa con las baterías extraíbles de los teléfonos móviles. Y lo mismo ocurre con los juguetes sexuales con batería incorporada.

Normalmente esta batería no es extraíble por lo que hay que llevar el juguete a un punto limpio, nunca tirarlo a la basura normal o al plástico. Pero, y aquí viene lo bueno, también hay programas de reciclaje de juguetes en boutiques eróticas, Amatis y LysStore son solo un ejemplo de ellas:

Amantis tiene el programa de puntos Vibronove por el cual al llevar un juguete te ingresan puntos que se traducen hasta en 8€ de dinero para tu próxima compra. La desventaja es que solo dejan reciclar un juguete por persona.

Lys Store tiene en sus tiendas varios cubos para reciclar los juguetes según los materiales de los que está hecho (sí, como los contenedores por colores) y además te aplican un descuento de hasta el 15% en tu próxima compra. Es para pensárselo ¿no?

Reciclaje
Es preferible llevarlos al punto limpio pero hay otras opciones.

En ambos casos el procedimiento es similar: limpiar el juguete, separar las piezas siempre que sea posible (especialmente si el juguete lleva pilas) y envolver todas las piezas en papel film. Además, si ves el símbolo de un contenedor de basura tachado (como el que aparece a continuación) es que el juguete tiene que tirarse en un lugar específico (ya sea el punto limpio o una tienda donde lo lleven a reciclar) y no a la basura. Da igual si el juguete funciona o si se murió hace tiempo, el objetivo es ser lo más respetuosos con el medio ambiente y si además con eso ganamos un poco de dinero con el reciclaje ¿qué más se puede pedir?

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.