sororidad y sexo amigas

Sororidad y sexo: la importancia de las amigas cuando eres una guarra

Hoy quiero traer un tema sobre el que pienso muchas veces de manera inconsciente: la relación entre la sororidad y el sexo. Sobre todo, si eres una guarra.

Generalmente, la entrada de las mujeres a su vida sexual, en la adolescencia o en la vida adulta, no suele ser sencilla. Si nos remontamos a pensar en los casos más habituales, la situación la podemos resumir de esta manera: chica y chico follan. Ella pasa a ser lo peor del instituto y él a ser el mejor. Este tópico, esta situación no se queda ahí.

Aislada y marginada porque te han tocado las tetas. A desgracia, esta situación no evoluciona de forma correcta con el paso del tiempo. A día de hoy, mujeres que hemos sido la puta (o que seguimos siéndolo) andamos con pies de plomo, por el qué dirán, por si el chico o la chica que me gusta aceptará que sea muy activa sexualmente…

Eres demasiado guarra para ser mi novia

Cualquier gilipollas

¿Qué sucede cuando ves que, aunque siga pasando el tiempo, el estigma no se va a ir y tú lo único que haces es disfrutar de tu cuerpo? Das paso a las amigas.

¿La sororidad mejora tu vida sexual?

Una parte muy importante de la vida sexual de una persona es, no solo la búsqueda del placer, si no aprender de ella: qué le gusta, qué quiere, que no. Este entendimiento es básico para poder mantener relaciones de manera saludable, mejorar tu autoestima y descubrir tus límites y sensaciones.

Cuando personas ajenas, comentarios innecesarios e, incluso, el chico que conociste aquella noche con el que echaste un polvazo te está juzgando a la mañana siguiente, pierdes confianza, autoestima. Han desmontado tu moral, te sientes mal.

¿Qué queda? Una de las opciones que puedo plantear es hablarlo libremente, sin tapujos, con una amiga. Las risas están aseguradas, el sentimiento de culpabilidad desaparece y, quizás, hasta aprendas trucos nuevos debido al conocimiento ajeno.

Independientemente de que cada una lleve su vida sexual de una manera u otra, poder apoyarte en una mujer de confianza para comentar estas inseguridades y estos problemas que se crean alrededor de algo que debería ser en todo momento sano y divertido, ayuda porque todas, posiblemente, hayamos tenido la misma concepción del sexo por la manera en la que se nos inculca.

Nos acercamos a él sin tener experiencia, probablemente, con una persona que en el futuro vamos a darnos cuenta de que no fue la adecuada. Y, pese a ello, la vida continúa y el sexo también. Al igual que los estigmas y los prejuicios de si sabes chupar una polla, de si se nota que te gusta, de si cabalgas como si no hubiese un mañana. O todo lo contrario. Puedes ser una «frígida«, una chica que no disfrute del sexo oral. Y que va a sufrir por ello.

Sé una guarra y disfruta del sexo oral

Follar es un placer

Pues para esos momentos: unas cañas en buena compañía y reírse de una misma. Ojo, sin juzgar a aquella mujer que juzgan por «estrecha», reafirmarte como guarra es una satisfacción y si es con una gran compañera (o más) a tu lado, muchísimo mejor.

Follar para muchas es un placer. Así que, piensa bien en la combinación estrella, sororidad y sexo, agárrate bien la coleta y practica sexo oral de la forma más sucia que se te ocurra. Y después, compártelo con una amiga.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.