Entre mis piernas quiero: Womanizer Premium Eco

Si estás buscando un vibrador que se adapte a tu cuerpo, esto es para ti. Womanizer Premium Eco es el primer juguete sexual elaborado con materiales sostenibles y renovables que cambiará tu manera de ver el sexo, sola o en compañía. Gracias a su diseño, es tan fácil de manejar que ya no tendrás que preocuparte de no poder hacer dos cosas a la vez. Mantener relaciones con Womanizer nunca fue tan fácil.  

Todos sabemos como funcionan los famosos Satisfayer pero, ¿qué le diferencia a del resto? pues son cositas, que marcan la diferencia a la hora de elegir compi de cama. Lo primero, sus materiales: es el único juguete y estimulador de clítoris elaborado de forma sostenible y renovable, reduciendo el plástico al mínimo posible. Lo segundo: boquillas intercambiables. Cada cuerpo es diferente, y por eso Womanizer incluye dos cabezales de tamaños diferentes para asegurarse de que tú también puedas disfrutar de tu juguete nuevo. Muchas veces nos cuesta encontrar ese puntito de placer, sin que sea demasiado intenso, duro o blando. Por eso los dos cabezales también se distinguen por su dureza, uno blandito que te estimula con más suavidad, y otro más duro para darle caña.

Otra de las características que te van a convencer es su Pleasure Air Technology, la estimulación de tu vulva sin que sea necesario un contacto directo. Suaves vibraciones de aire que succionan y masajean suavemente puedes comenzar poco a poco e ir subiendo la intensidad de vibración. Womanizer Premium Eco cuenta con 12 niveles de intensidad para elegir lo que el cuerpo te pida en cada momento (o quieres saltarte los preliminares).

La primera vez que encendí el juguete pensé que estaba roto, pero no, es la nueva tecnología Smart Silence. Esto consiste en que el aparato solo se pone en marcha cuando nota el contacto con la piel, es decir, si Womanizer no está en posición pez gato pasa a modo avión. Es bastante útil si lo que quieres es jugar a dos bandos sin tener que apagar y encender constantemente o dejarlo entre tus piernas como una lavadora centrifugando. No me enrollo más, pero es un pepino de chisme.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.