Como se comentó en el otro artículo, “el cerebro se considera un órgano sexual, más poderoso incluso que los propios genitales”. Gracias al poder de la mente, las personas son capaces de disfrutar del sexo en su plenitud. Aunque hay mucha gente que no sabe cómo dejar de lado las preocupaciones del día a día y eso conlleva problemas en la cama

El presente es sagrado para el Tantra | Fuente: El Mundo

Es por eso que el Tantra es una buena solución. Este ejercicio se centra en el presente, es decir, en el aquí y ahora. Este pensamiento afecta a la sexualidad de forma positiva, tanto en hombres como en mujeres. Permitiendo que las relaciones en pareja sean mucho más placenteras liberando emociones y fusionándose con la otra persona.

Muchos disfrutan y experimentan con varios rituales diferentes antes de pasar a lo que es el sexo tántrico, ya que de esta manera se estrechan lazos y se crea un ambiente de confianza. 

Para comenzar, una buena técnica de conexión es la comunicación, haciendo que la otra persona se sienta querida y especial. Esto se consigue preguntando por los gustos, leyendo en pareja e incluso bailando. Dejando de lado el mundo exterior y centrándote en la otra persona y en el momento. 

El siguiente paso es el poder de las miradas. Esto consiste en sentarse uno frente a otro totalmente desnudos para desbloquear las emociones de la otra persona. El contacto visual no es tan sencillo como parece ya que muchas veces la timidez arrasa con todo, incluido el goce. Pero si se logra este paso, el resto será mucho más sencillo. En este ejercicio, también hay que tener en cuenta la respiración, la cual tiene que ser lenta, profunda e intentar que vaya acorde con la de la otra persona. Después de varios minutos, se puede pasar al siguiente ejercicio.

El tacto es una de las técnicas más eróticas y sensuales que hay en el sexo. Esto ayudará a quitar tensión y el resultado será muy positivo. Por eso con las manos y levemente puedes ir recorriendo el cuerpo de tu pareja manteniendo la mirada fija el uno con el otro. Eso sí, es normal que las respiraciones se puedan desincronizar ya que este ejercicio es donde empieza la verdadera excitación. La comunicación es la clave, así que puedes ir guiando a tu pareja donde y como quieres que te toquen o como más te gusta. 

No dejes de guiar a tu pareja, elogiando cuando esta lo hace bien, pues la base de un buen sexo tántrico son las emociones positivas del presente. Esto se puede hacer con palabras o incluso con gemidos, pero que quede siempre claro que estás disfrutando del roce, la masturbación, los dedos… hay infinidad de ejercicios que impliquen el tacto en el sexo

No hay que acomplejarse por pedir algo diferente o nuevo, ya que según el Tantra, todo en la naturaleza va modificándose y así debería ser en el sexo. Es por eso que el cambio de intensidades y ritmos incrementa la energía de excitación y eso contribuye a tener unos orgasmos mucho mas intensos. Así que una vez que la confianza esté presente, no hay que tener miedo de pedir algo distinto como una pluma, un vibrado, aceites esenciales, vendas para los ojos. Hay muchas variantes que pueden hacer una experiencia única el sexo tántrico.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.